Twitter quiere crear una versión descentralizada de sí misma

El CEO de Twitter crea un equipo para crear un protocolo de red social a la que Twitter se conectaría en un futuro

Por ,
Portada para Clipset de Twitter descentralizada
Imagen: Manu Contreras/Clipset

Mediante un largo hilo en Twitter, su CEO, Jack Dorsey, ha dado a conocer que Twitter quiere crear un pequeño equipo independiente de ingenieros para crear una plataforma independiente y descentralizada para la red social.

Jack Dorsey quiere que Twitter, como red social, en un futuro funcione bajo esta plataforma para rede sociales, es decir, que Twitter como tal sea una forma de conectarse a una red más grande y en el que el restos de usuarios no tenga que ser necesariamente usuario de twitter.com.

En esencia lo que Dorsey describe es una versión de Mastodon, un protocolo para redes sociales sobre la que cualquier persona puede crear una web y que la utilice como base. De esta forma un usuario que se registra en el Mastodon de la web A puede seguir un usuario de la web B aunque sean sitios diferentes.

En un futuro no muy lejano Twitter podría convertirse en un cliente de una red social más grande, descentralizada en la que cualquiera podría crear un servidor y una cuenta, de la misma forma que puedes tener una cuenta de correo de Gmail, Yahoo o Outlook y puedes comunicarte con otros usuarios.

Twitter no quiere ser censor o policía contra abuso

Jack Dorsey, CEO de Twitter

¿Por qué Twitter quiere ser ahora una red social descentralizada? La idea de la descentralización lleva tiempo muy presente en internet, es en lo que se basan tecnologías como Bitcoin o la propia Mastodon, pero ¿por qué ahora?

Twitter es una empresa que gana millones gracias a la publicidad. Descentralizar su servicio no le haría mucho daño ya que la mayoría de usuarios se mantendría en lo que conocemos como Twitter (el «.com» y apps), por lo tanto mantendría el dominio.

Pero Jack Dorsey publicó en su hilo un mensaje interesante que delata el por qué de este proyecto, énfasis nuestro.

Tercero, los incentivos existentes en las redes sociales con frecuencia conducen a que la atención se centre en el contenido y la conversación que genera polémica e indignación, en lugar de la conversación que informa y promueve bienestar.

Twitter no quiere ser la Policía del contenido y ha tenido muchos problemas a la hora de controlar el odio y los mensajes negativos en su red social. Casos como los mensajes del presidente de Estados Unidos Donald Trump, la enorme comunidad de nazis y ultraderecha que está presente en Twitter o el acoso hacia algunos sectores de la sociedad son un ejemplo.

+ Info | @jack

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos