Robots empáticos

Por Carolina Denia ,

En un futuro no muy lejano es probable que estemos todos tranquilamente en casa charlando con nuestros robots personales. Una especie de C-3PO de la Guerra de Las Galaxias, pero sin más galaxias ni planetas que interactúen.

Esto puede ser el resultado de un proyecto denominado Feelix Growing en el que la Comisión Europea ha puesto para su desarrollo 2,5 millones de Euros. En él trabajan 25 personas, de las que una es española, Lola Cañamero, que además es la que coordina el proyecto desde el Reino Unido.

Pretenden crear unos robots que sean capaces de interpretar nuestras emociones, e incluso aprender actitudes. Podrán sentir desde el movimiento de la persona hasta la entonación de la voz, a través de una serie de sensores.

Como siempre hay gente a la que le gusta el tema (de momento contamos con los 25 científicos y conmigo misma) y gente a la que no. Creo que es algo muy importante como para ponerle trabas,… y es que quitando el hecho de que al final acaben conviviendo con nosotros, algo que no veo tan prematuro, pueden poner soluciones a problemas que coexisten con todos nosotros.

Puede que ayuden en trastornos mentales o en enfermedades como el autismo, del que no se sabe su origen concreto pero que afecta a la percepción sensorial del sujeto. Puede que sean capaces de empatizar con nosotros, sin que tengan que saber que estamos pensando en hacerle una faena a la vecina que tan mal nos cae. Pensar que nos pueden hacer daño, no es más que el temor a nosotros mismos. Que pena que no seamos capaces de centrarnos en el beneficio ajeno por encima del nuestro, y peor aún, por encima de nuestro propio miedo.

Compartir en:

Últimos vídeos