Nikon D850, la réflex Full Frame de 45 megapíxeles (con vídeo 4K) a prueba

Probamos la Nikon D850, la nueva bestia de Nikon que se enfrenta a la Sony A9 y la Canon EOS 6DMarkII

Por Juan Castromil ,

[Berlín] Pocos días después del anuncio de la Nikon D850 hemos tenido la oportunidad de probar este deseado nuevo modelo en la IFA. La Nikon D850 se presentó como la cámara DSLR más evolucionada y repleta de funciones, para los aficionados más avanzados y también para muchos profesionales. Para muchos es, sobre el papel, la mejor cámara del año.

Su carta de presentación cuenta con un sensor Full Frame de alta resolución sin renunciar a la velocidad o a una gran respuesta en sensibilidad ¿una combinación perfecta? Un sensor CMOS BSI de 45,7 Megapíxeles (45,4 efectivos) con una ráfaga de hasta 7 fps (hasta 9 con el battery pack o 30 bajando la resolución) y una sensibilidad máxima de 25.600 (forzado hasta 102.400 ISO). Una combinación de valores difícil de batir que que sirve prácticamente para cualquier necesidad profesional y es que la eliminación del filtro antialising, la calidad del sistema BSI y un ISO 64 ofrece un nivel de detalle increible. Eso si si se dispara en RAW más vale invertir un buen dinero en varias tarjetas de memoria y un ordenador capaz de mover toda esa cantidad de información. En este punto Nikon cumple con nota lo que cabe esperar.

Para muchos expertos podría decirse que es una versión más asequible de la Nikon D5 ya que comparte el mismo sistema de autoenfoque de 153 puntos y el procesador de imágenes EXPEED 5. Sin duda la velocidad y precisión del sistema AF, junto con la excelente sensibilidad y bajo ruido de las Nikon, son también uno de los elementos más positivos en la D850. Y así lo hemos podido comprobar en la prueba donde todas las ráfagas de fotos a objetos en movimiento quedaron perfectamente enfocadas.

Otro de los aspectos más rompedores de la D850 -aunque ya está presente en muchos modelos de la competencia- es la captura de vídeo 4K (3840 x 2160 UHD) a 30 fps, sin factor de recorte y con posibilidad de micrófono externo. También graba a Full HD subiendo hasta 120 fps y en 8K pero con truco, ya que solo vale para hacer Time Lapse. La grabación es fluida, si bien la evaluación de los resultados queda pendiente de un análisis más profundo donde se puedan ver las grabaciones en una pantalla 4K. En cualquier caso, se nota que el vídeo es algo accesorio para la D850.

Nikon busca su salvación en un nuevo sistema de cámaras sin espejo

La cámara integra una doble ranura para tarjetas de memoria (SD y XQD) y cuenta con conectividad Bluetooth y WiFi, así como una app para móvil para su control remoto. También cuenta con una pantalla táctil de 3.2 pulgadas abatible con botones retroiluminados. Su manejo es similar a otras Nikon lo cual no ofrece ninguna novedad destacable, salvo que la cantidad de controles puede ser a veces liosa. Cabe destacar que al tratarse de una DSLR, su luminoso visor óptico sigue siendo una de las ventajas más destacables frente a otras opciones. Eso si, su kilo de peso -solo el cuerpo- nos hace echar de menos los modelos mirrorless de otras marcas.

El precio de la Nikon D850 es de 3.800 euros y llegará con cuenta gotas en septiembre. Un precio alto que, si bien está justificado por las características del equipo, no debe olvidarse debe ser complementado con objetivos de altas prestaciones capaces de sacar el mayor provecho de ella. Y eso tampoco va a ser ni barato, ni ligero.

+ info | nikon

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos