Así es el nuevo navegador de Microsoft basado en Chrome

Microsoft no quiere que vuelvas a descargar Chrome y por eso lanzará una nueva versión de Edge basada en el navegador de Google

Por ,
Ilustración (CC) M.C./Clipset

Microsoft ha tenido bastante con que el único uso que le des a Edge, su navegador en Windows 10, sea el de ir a Google y buscar cómo descargar Chrome. Para ello prepara la versión de Edge basada en Chromium, en el que también se basa Chrome de Google. Hemos conseguido una copia del nuevo Edge y estas son nuestras primeras impresiones.

Lo primero que debes saber es que el nuevo Edge basado en Chrome no será otro navegador más, sino que reemplazará totalmente a la versión actual de Edge. Esto significa que cuando Microsoft lo lance en una actualización de Windows (se espera que para la de otoño) este simplemente se vea con el mismo icono y ajustes en los que lo dejaste.

Nuevo Edge basado en Chromium. A simple vista pocos cambios sobre Edge. Captura: Clipset

Una de las partes positivas de que Edge se pase a Chromium son los elementos de Chrome compatibles con este «nuevo navegador». Por ejemplo, al mantener el mismo núcleo se podrán instalar las extensiones disponibles para Chrome.

Se puede instalar cualquier extensión de Chrome en Edge. Captura: Clipset

Cuando se inicie el nuevo Edge te avisará de las novedades, también de si quieres importar tus favoritos, historial o contraseñas del anterior Edge o de Chrome, dependiendo de cuál sea tu navegador predeterminado.

Una vez abres el navegador, a excepción de algunos detalles visuales, es bastante similar a Chrome.

Captura: Clipset

Microsoft mantendrá su propia página de extensiones para el nuevo Edge, pero si visitas la tienda de Google se podrán instalar las que ya usas en Chrome.

Diferencias entre Edge (Chromium) y Chrome

Captura: Clipset

Entonces, ¿qué diferencia hay entre usar el nuevo Edge y Chrome? En esencia muy poca, solo que el nuevo Edge de Microsoft tendrá funciones dedicadas e integradas con otros de sus productos.

Un ejemplo práctico es el navegador Brave. Más rápido que Chrome, pero basado en el mismo núcleo que usa el de Google. Puedes usar las mismas extensiones o temas, pero tiene diferencias como la integración con servicios de Google que Chrome sí tiene.

El problema al que la web se enfrenta ahora es que la mayoría de los navegadores están basados en Chromium. Opera, Chrome, Brave y ahora Edge.

Los únicos que le están poniendo frenos al núcleo de Google es Firefox de la fundación Mozilla y Safari de Apple. Esta es poca competencia y a la larga, malo para la web tal y como la conocemos.

+ Info | The Verge

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos