El Futuro de Vista

Por Juan Castromil ,

Hoy, por fin, tras más de 5 largos años de desarrollo bajo el nombre clave Longhorn, se presenta oficialmente el último sistema operativo de Microsoft, el Windows Vista.

[Actualización: los de Microsoft tienen mucha chispa… mira que hacer la presentación oficial del Vista en la sede de la ONCE. Eso es ironía y lo demás tonterías]

Tras sufrir importantes retrasos en su fecha de lanzamiento, hoy los chicos de Redmond se juegan buena parte de su futuro con un producto que no parece ni tan revolucionario ni tan terminado como prometían, y que sobre todo entra en un mercado con una creciente competencia por parte del Mac OS X y Linux, donde además su peor competidor es el propio Windows XP. Se presenta en 4 versiones, Home Basic la más barata con un coste de 299,99€, Home Premium, Business y Ultimate que cuesta 599,99€.

Vista quiere representar una apuesta tan importante como lo fue Windows 95 en su día, pero las primeras impresiones indican que su renovación es básicamente estética y que por dentro aún quedan muchas cosas por terminar. Muchos artículos han hecho hincapié en su gran similitud con Mac OS X, otros en la ausencia de mejoras significativas, algunos recomiendan no actualizarse todavía y otros dan las razones por las que sí hacerlo, incluso hay los que directamente anuncian que no van a usarlo nunca mientras unos pocos se lo toman con humor, aunque lo cierto es…

que los nuevos equipos que salgan al mercado a partir de ya, empezarán a llevar Vista y eso supone muchos millones de copias se quiera o no, y es que hoy por hoy Microsoft aun manda bastante. Tal vez convenga recordar que XP también tardó mucho tiempo en desplegarse y no tenía tanto potencial de futuro.
La recomendación general es que uno no debe apresurarse en cambiar. La falta de drivers, su elevado precio, las numerosas versiones e incluso algunos problemas confesados por la propia Microsoft aconsejan dejar que madure un poco en la tienda, lo que no ha madurado en la mesa de desarrollo. Esperar un año o al primer Service Pack puede ser un buen punto de partida para empezar a tomar Vista en serio. Microsoft ha tenido numerosos problemas y cambios de dirección en el desarrollo de este producto y el tiempo se le echaba encima. Ahora espera tener fuerzas para imponer su nuevo producto, pero le va a costar más tiempo y dinero del que hubiese deseado, dando además una oportunidad de oro a sus competidores para darse a conocer.

Realmente Vista no es un mal sistema operativo, lo que ocurre es que después de tanto tiempo se esperaba mucho más de él, sobre todo en un sector tan envidioso y marquista como el de la informática. La aparente ausencia de mejoras espectaculares es una debilidad que no podía venir en peor momento.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos