Cómo funciona un cajero automático

Cientos de partes móviles, un ordenador, sensores de movimiento, lectores de billetes, cámaras de seguridad y bóvedas para guardar miles de euros

Por ,
Cómo funciona un cajero automático

El programa Machines: How they work (Máquinas: Cómo funcionan) de la cadena Science Channel es uno de esos programas, que cuando lo emiten por televisión (en España en Discovery Max), te quedas completamente embobado mirando cómo se desmonta una máquina.

En esta ocasión han publicado como funciona un cajero automático por dentro, una de esas máquinas que usamos muchas veces, pero que es más complicada de lo que puede parecer. En esencia es una bóveda con un ordenador y un complicado sistema de motores y pasarelas para que los billetes salgan de pequeñas cajas fuertes.

Estos cajeros normalmente tienen hasta cinco bahías donde se insertan pequeñas cajas fuertes con hasta 1.000 billetes cada una. Cada una tiene un número limitado de billetes del mismo tipo. Así, cuando pides una cantidad, la máquina puede ir eligiendo el tipo de billete teniendo en cuenta la cantidad o el número de billetes que quedan en cada caja.

Es común ver historias de cómo algunos ladrones las roban para sacar el dinero, pero es un trabajo muy duro porque hay muchas capas de metal que atravesar y además los cajeros incluyen sensores que alertan cuando se mueven. En realidad, la forma más fácil de robar un cajero automático es clonando tarjetas de personas despistadas que las usan donde se instalan clonadores.

Uno de sus mayores problemas es que son ordenadores que pueden hackearse. Muchos de ellos siguen usando Windows XP conectadas a servidores que, en el peor de los casos, pueden ser comprometidos.

Hackear cajeros es más fácil que abrirlos

Existen trucos para robar dinero, pero en lo que se refiere a acceder a la caja fuerte interior, es la mas complicada, por eso encontrar agujeros de seguridad en el software de los cajeros, comprar en el mercado negro código que permita modificar su comportamiento o directamente la infiltración en las redes de los bancos suelen ser opciones más fáciles.

Por ejemplo en el banco chino Huaxia Bank de Pekín, uno de sus expertos en informática encontró un error en sus sistemas que le permitió sacar de cajeros hasta un millón de dólares en 1.300 movimientos, sin que apareciese en ningún informe, pasando totalmente desapercibido hasta su detención a finales de 2018.

+ Info | Science Channel

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos