Biohack cyborg o cómo implantarse un biochip en el brazo

Los primeros pasos hacia la autoconversión en cyborg ya tienen un pionero: Tim Cannon

Por Juan Castromil ,

image2.adapt.960.high

Lo último en modificaciones corporales extremas ya nos son los piercings o los tatuajes, son los biochips. En este caso un tal Tim Cannon ha querido estrenar la categoría de biohacker cyborg y ha procedido a implantarse por las bravas un sistema de monitorización biométrico.

Captura-de-pantalla-2013-11-12-a-la(s)-15.33.01

Concretamente se trata de un Circadia 1.0 de Grindhouse Wetware, un gadget que mide y graba datos biométricos como la temperatura corporal y la transfiere de forma inalámbrica mediante Bluetooth a cualquier dispositivo basado en Android

Si bien es cierto que dispositivos como los marcapasos o los implantes cocleares son técnicamente dispositivos electrónicos biocompatibles, el caso de Tim es diferente porque no se lo ha implantado por necesidad o prescripción médica, sino por curiosidad. Por eso no ha sido una operación quirurgica al uso con médicos, anestesia y demás, sino una modificación corporal, sin hospital ni nada, supervisada por un pionero en la materia; Steve Haworth.

El resulatdo es mucho más impactante que llevar una pulsera de actividad FitBit o FuelBand. Es lo que se podría considerar como llevar la moda wearable al extremo. Eso sí, al menos puede contar un un tatuaje luminoso sub epidermico basado en tres LEDs verdes controlables desde el exterior.

+ info | motherboard

Compartir en:

3 respuestas a “Biohack cyborg o cómo implantarse un biochip en el brazo”

  1. CORDURAFRIKI dice:

    no se planteo implantarselo en el miembro y ponerle un led rojo se habria parecido a ET mi casaaaa….

  2. Waku Waku dice:

    Yo estoy pensando en ponerme un tocadiscos en la espalda… las tonterías que tiene la gente. Entiendo que por temas de salud se instale uns dispositivo por el motivo que sea…. pero por capricho hacer estas cosas… cuando se le termine la pila que vuelva a sacar e instalar el aparato

  3. Javier dice:

    Pues si fueran menos llamativos no veo porque no implantarse uno si eso va a mejorar mi vida de algún modo. Además es sólo debajo de la piel, que te lo podrás quitar cuando quieras (aunque sea a lo bestia arañando).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos