Al igual que Google, Apple escucha conversaciones que tienes con Siri

Empresas de calidad de servicio subcontratadas por Apple analizan grabaciones de Siri abriendo dudas sobre su privacidad

Por ,

Apple se ha condecorado a sí misma como la abanderada de la seguridad y privacidad de la tecnología. Sus iPhone son muy seguros, su software no contiene trackers y respetan la privacidad, pero servicios que necesitan usar la nube, como Siri, necesitan de personas para mejorarlos y así es como grabaciones de Siri son revisadas por un equipo de humanos.

Al igual que Google con su asistente, Apple almacena algunas de los audios que los usuarios mandan a Apple en forma de comandos a Siri. Entre todos los mensajes se encuentran grabaciones muy personales que podrían poner en problemas a sus usuarios.

“He llegado a escuchar personas teniendo sexo”

Equipos subcontratados por Apple en diferentes países del mundo, dependiendo del idioma que quieran mejorar, son capaces de escuchar estos mensajes de usuarios para comprobar que Siri da la respuesta correcta o ha interpretado correctamente el mensaje.

Estas personas que revisan los audios pueden escuchar todo tipo de mensajes que envían los usuarios de iPhone, iPad o Macs. La mayoría mundanos y que se corresponden a mensajes típicos, pero otros muy personales, y otros, como comenta una de estas personas, “muy bestias”.

“He llegado a escuchar hasta dos veces a personas teniendo sexo. A veces, comienza la grabación por accidente y no se dan cuenta”, comenta uno de estos trabajadores subcontratados por Apple a El País.

Foto: 9to5mac.com

Apple almacena audios, pero anónimos

Los términos de servicio y política de privacidad de Apple sobre Siri indica que la empresa puede almacenar en sus servidores (que por cierto son de Amazon). Pero Apple realiza un paso previo y es muy importante, lo desasocia de la persona anonimizándolo.

El audio se envía con un identificador único, pero que no está relacionado de ninguna forma con el que lo ha realizado. De esta forma Apple puede realizar un estudio de calidad de Siri, sin que se relacione directamente con un individuo.

Pese a estos esfuerzos, el problema sigue estando en que las personas son personas y aunque existen contratos de confidencialidad, los trabajadores hablan y comparten experiencias, lo que conlleva un potencial problema de privacidad.

+ Info | El País

Compartir en:

Los comentarios están cerrados.

Últimos vídeos