web analytics

Así es la visión inteligente de un Tesla

La inteligencia artificial y los diversos sensores de un Tesla hacen que el mundo se vea de forma diferente

Por Manu Contreras ,

Cuando conduces un coche tienes que tener todos los sentidos en la carretera. ¿Qué significa eso? Primero en estar centrado en el carril, en la velocidad, los coches que tienes a tu alrededor o van en sentido contrario, objetos en movimiento, señales… ¿Cómo lo hace entonces un ordenador que conduce un vehículo? Sorprendentemente, de la misma forma.

Tesla ha publicado un vídeo mostrando como su nuevo sistema de hardware interpreta el mundo que le rodea. Un peligroso mundo que está lleno de imprevistos  y el peor enemigo de todos: las personas.

Los Tesla, al igual que otros coches que incorporan la opción de conducir solos, incorporan una serie de sensores y cámaras que les permite, bueno, conducir sin la interacción de una persona. En concreto el sistema de Tesla tiene varias cámaras de baja resolución capaces de identificar prácticamente todo lo que se le ponga por delante.

Su sistema de reconocimiento recalca los objetos en movimiento, objetos en movimiento y en tu trayectoria, señales en las carreteras, sentido de la carretera, líneas de separación y, quizá una de las más importantes, flujos de movimientos.

Flujos de movimiento (en verde) que el ordenador de Tesla interpreta

Flujos de movimiento (en verde) que el ordenador de Tesla interpreta

La combinación de interpretar todos estas variables permiten, junto al GPS y una base de datos actualizada de las carreteras, que este vehículo te lleve desde el punto A, hasta el punto B.

El sistema de Tesla es de los más avanzados que existen en funcionamiento, pero no es perfecto. En el vídeo hay un par de veces que el coche se queda pensando si debe proseguir. Una de ellas es cuando detecta a dos personas en la carretera andando. Otra cuando reconoce coches aparcados delante suyo.

A grandes rasgos el sistema de Tesla no es muy diferente del de Google, cuyo vehículo autónomo sin volante en realidad nunca se venderá, sino que venderán la tecnología a fabricantes de automóviles.

En el caso de Google, tal y como explicó Chris Urmson en una charla TED, el coche primero detecta donde está en el mundo, usando el radar y GPS para identificar en que tipo de carretera se encuentra. Después identifica que ve en el momento, por ejemplo los otros vehículos a su alrededor o personas en movimiento, por ejemplo mientras montan en bicicleta. También interpreta los objetos de señalización en la carretera, porque esta combinación de datos le hará interpretar qué pasará. ¿El coche que va delante girará o se incorporará a otro carril al estar cerrado?

Tesla registra el primer accidente mortal de un coche con piloto automático

Con toda esta información el sistema de Google hace una aproximación de lo que podrá pasar, que va reajustando según el resto de variables se desenvuelven en el mundo real.

+ Info | Tesla

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en: