web analytics

SkyWall 100: a bazucazo limpio contra los drones espías

Ante la proliferación de drones mirones o de contrabando, ya hay empresas que crean armas para derribarlos

Por Manu Contreras ,

Olvídate de águilas capaces de derribar drones, la carrera armamentística ha encontrado un nuevo nicho en los drones, creando bestialidades como esta: SkyWall 100, el primer bazooka que dispara un pequeño misil para derribar drones.

Creado por OpenWorks Engineering, este bazooka cuenta con un proyectil que disparado es capaz de abrirse cerca de su objetivo y abrir una red con un paracaídas. Al interceptarlo el drone se detiene, así un operador puede recogerlo y entregarlo a las autoridades correspondientes o que sea parte de una investigación.

La idea de este arma es detener la proliferación de pequeños drones que empiezan a verse por todas las ciudades. La empresa lo está vendiendo como una forma para que servicios de seguridad puedan derribar estas aeronaves de forma segura, por eso el pequeño paracaídas, para controlar su descenso y que no acabe hiriendo a otra persona.

Es cierto que existe una proliferación de drones, la mayoría acaba en las manos de personas que solo quieren grabar exteriores o que simplemente les gusta volar estas pequeñas aeronaves, pero también se conoce que estos productos se han usado para otras actividades no muy legales.

SkyWall 100 suelo

En EEUU se detuvo a dos personas porque intentaban introducir en una prisión drogas y pornografía con un drone. Lo mismo pasó en una prisión de Puerto Rico donde encontraron un drone enganchado en una red.

Se ha llegado a tal punto que algunos fans de Star Wars estaban usando drones para espiar la grabación de la película.

Es entendible que las empresas de armamento estén interesadas en vender este tipo de armas a otras empresas o servicios de seguridad. Son baratas de fabricar y no necesitan mucha práctica para utilizarla, tan solo habría que definir qué tipo de persona podría operar uno de estos aparatos y si necesita algún tipo de licencia especial.

+ Info | OpenWorks Engineering, The Guardian

Compartir en: