web analytics

Sea Hunter, el barco robot que caza submarinos

Mide 40 metros de eslora y está diseñado para poder controlarse remotamente y atacar los submarinos más pequeños

Por Manu Contreras ,

Sea Hunter perfil

La Marina de EE.UU. tiene un nuevo barco especialmente diseñado para ser autónomo y controlado de forma remota sin que nadie tenga que estar en él. Se llama Sea Hunter y su misión será la de dar caza a los submarinos de otros países, cada vez más pequeños y sigilosos.

Su nombre técnico es Anti-Submarine Warfare Continuous Trail Unmanned Vessel (navío de guerra anti submarino no tripulado de rastreo continuo) o ACTUV por sus siglas en inglés. Tiene 40 metros de eslora, se mueve a una velocidad máxima de 27 nudos, unos 50 km/h (27 nudos) y aunque su enemigo serán los submarinos, no puede sumergirse.

La intención de este vehículo es que pueda navegar durante meses sin interacción humana directa y que desde una base en algún punto de EE.UU., un equipo de operadores lo controle gracias a sus sistemas de guiado por GPS, cámaras y sensores.

ACTUVSpeedTest2

Desarrollado por DARPA, la agencia especial de proyectos avanzados de la defensa de EE.UU., es el primero de su clase y ya ha abandonado los astilleros de Oregón donde se están fabricando. Pasará 18 meses de pruebas en el océano, pero si finalmente los resultados son positivos, EE.UU. pondría en circulación una flotilla de estos barcos en el Océano Pacífico en un máximo de 5 años.

El motivo de estos vehículos es que China cada vez tiene una flota más grande de submarinos más pequeños y sigilosos, poniendo en peligro la superioridad marítima de EE.UU., como comenta Reuters.

Sea Hunter agua

Varias zonas cercanas a China, las dos Coreas y Japón han estado en continua agitación por problemas con las fronteras. La zona sur de China también está convirtiéndose en una zona de tensión con las instalaciones de nuevas bases en arrecifes artificiales, como las que se están construyendo en el Mar de la China Meridional, cerca de Filipinas, Vietnam o Malasia.

Estas islas artificiales, que pasan de pequeños arrecifes a islas de gran tamaño, son capaces de albergar una base aérea en algo más de un año y también grandes muelles para albergar la creciente flota de China.

Sea Hunter puente

Con decenas de estos drones marítimos, EE.UU. dispondría de un vehículo de alta tecnología con sensores de alta precisión especialmente diseñados para detectar dónde están los submarinos de otros países. Quizá no le dé la superioridad marítima que busca, pero sería la primera línea de detección ante posibles problemas.

A 20 millones de dólares por barco y hasta 20.000 dólares de gastos diarios por unidad, una flotilla de estos vehículos le saldría barato a EE.UU., teniendo en cuenta que la alternativa es tener más submarinos y más portaaviones en la zona.

+ Info | DARPA, Reuters

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en: