web analytics

Nikon Coolpix A, primer contacto

Nikon consigue embutir en la Coolpix A un sensor de réflex en una cámara de bolsillo con peculiares resultados

Por Juan Castromil ,

nikon coolpix a clipset

Compacta por fuera, pero con un sensor DX de tamaño APS-C -que ofrece mucha más superficie que cualquier otra cámara compacta, de bolsillo, del mercado- por dentro. Así es la Nikon Coolpix A, una cámara que combina una sobresaliente calidad de imagen, con algunas inexplicables carencias que le restan usabilidad.

Durante un par de días hemos probado sobre el terreno la Coolpix A, la propuesta de Nikon para los usuarios que buscan una cámara compacta con prestaciones de alta calidad (premium) y que muestra un caracter bipolar a medio camino entre la Fujifilm X100s y la Sony RX100.

Nikon-Coolpix-A-02

Lo destacable

La Nikon Coolpix A ofrece una peculiar selección de características, una excelentes, otras buenas y algunas mejorables. Entre las excelentes encontramos un sensor APS-C muy por encima de cualquier compacta de su tamaño (y también que su propia serie Nikon1) que ofrece una resolución de 16 MPx y un nivel de detalle superior así como un bajo nivel de ruido incluso a ISOs elevados (se mueve entre 100 y 6.400). Esto es debido en gran medida a la desaparición del filtro paso bajo que en otras cámaras reduce la nitidez a cambio de minimizar el efecto Moire.

Otro de los puntos fuertes es su autonomía que, al menos en estas pruebas, superó un día completo de paseo fotográfico y más de 300 imágenes capturadas.

Nikon-Coolpix-A-with-viewfinder-and-lens-hood

Lo intermedio

La elección de un objetivo fijo 28mm es uno de esos ‘sacrificios’ que hay que aceptar (como en la Fujifilm X100s o la Sony RX-1) si se quiere usar un sensor de gran tamaño en un cuerpo tan compacto. Las imágenes están bien corregidas y ofrecen poca distorsión para ser un angular con mayor cobertura que el clásico 35mm. A cambio no ofrece tanta luminosidad como otras ópticas fijas quedando en un aceptable f/2,8.

La construcción es sólida y de calidad. El botón de encendido sigue teniendo la firma Nikon que proporciona una notable rápidez de reacción (un detalle muy importante en una cámara tan callejera como esta). También destaca el aro de enfoque manual sobre el objetivo que ofrece uno de los mejores experiencias de este tipo. Desafortunadamente no es un aro multifunción, lo cual combinado con el incómodo método de cambio de velocidad y diafragma da la sensación de oportunidad perdida.Nikon-Coolpix-A

Lo mejorable

En la Coolpix A encontramos detalles que parecen diseñados por el becario recién aterrizado de Nikon. La ausencia de un botón dedicado a la grabación de vídeo que nos obliga a hundirnos dos niveles en el menú para poder activar esta función. El sistema AF, sin ser malo, tampoco parece que se lleve el premio a la rápidez. Finalmente detalles como la ausencia de algunas opciones como el histograma generan la duda de si la Coolpix A no ha sido presentada con algo de precipitación.

El precio de 1000 euros tampoco es su punto más atractivo, pero siendo Nikon, era de esperar que el precio tirase a lo alto.

En resumen, Nikon ha puesto en el mercado la Coolpix más exclusiva y con una clara premisa: calidad de imagen por encima del resto. Esto lo consigue a costa de sacrificar versatilidad de uso frente a otras opciones más asequibles.

+ info | nikon

Compartir en: