web analytics

NASA quiere que volvamos a soñar con aviones supersónicos

La era del Concorde ya pasó hace varias décadas, NASA quiere devolver el sueño de los aviones comerciales ultrasónicos gracias a nuevos diseños

Por Manu Contreras ,

Avión supersónico de NASA

Quizá seas muy joven para recordar el Concorde volando por los cielos del atlántico. Pero otros recordamos la última época de este avión diseñado en los años 60.  Ya empezaba a estar anticuado cuando sufrió un terrible accidente en Francia, lo que nos deja el recuerdo en nuestra memoria de aviones capaces de recorrer Nueva York—Paris en 3 horas y media.

Nadie competía con el Concorde porque era económicamente poco viable y solo al alcance de unos pocos. Para las aerolíneas es mucho más barato comprar aviones grandes capaces de transportar a cientos de pasajeros y que vuelen durante 8 horas en el mismo recorrido. Además, Concorde tenía el problema del ruido que generaba. Sus motores eran tan ruidosos que muchos vecinos de los alrededores de los aeropuertos de Heathrow en Londres y Charles de Gaulle en París, se quejaban del excesivo impacto medioambiental y sonoro que generaban.

Hace 70 años que se rompió la barrera del sonido con el mítico avión Bell X-1 y pese a las dificultades que pasaron hace décadas los aviones supersónicos, NASA quiere volver a patrocinar futuros proyectos gracias a mejoras en motores y cambios de diseño que hacen mínimo su impacto de ruidos.

La idea es que un equipo de Lockheed Martin sea capaz de diseñar un avión supersónico que no sea muy contaminante, silencioso y seguro. Para ello van a gastar 20 millones de dólares durante 17 meses para que esto sea posible.

El motivo principal de este nuevo diseño es sentar las bases de nuevos aviones supersónicos más coherentes con los tiempos que corren, donde la contaminación y el ruido son factores importantes. Con un nuevo avión de este tipo más silencioso, se podría abrir de nuevo un futuro con aviones más rápidos y silenciosos capaces de reducir los tiempos de las rutas más populares.

+ Info | NASA

Compartir en: