web analytics

Marcos digitales, ¿cómo elegir el más adecuado?

Por Juan Castromil ,

Los marcos digitales están siendo el regalo tecnológico más vendido, pero ¿cuál es el mejor?

Sin duda, la tecnología que antes se integra en la vida cotidiana es aquella que mejora un servicio o necesidad ya creado, y desde este punto de vista los marcos digitales cumplen perfectamente esta premisa. A todo el mundo le gusta ver fotos y tenerlas a la vista (especialmente a la madres). Tal vez sea por eso por lo que los marcos digitales han sido todo un éxito de ventas estas navidades y han, prácticamente, agotado las existencias.

Sin embargo, después de haber probado muchos modelos hemos concluido que ninguno incorpora todas las características para convertirse en el dispositivo ideal, por lo tanto cada persona deberá evaluar cuáles son las prestaciones que más valora para buscarlas en su marco digital. Aquí va una lista de los detalles en los que hay que fijarse.

  • Tamaño. Va por gustos, los hay desde 3,5″ hasta 12,1″. El de 7″, equivale a una foto clásica de 10×15.
  • Calidad. Depende de la fabricación de la pantalla. Detrás de las grandes marcas suele haber mejores resultados.
  • Resolución y densidad de píxeles. Cuanto mayor sea, mejor, pero ojo sólo si comparamos modelos del mismo tamaño.
  • Luminosidad Cuanto más alta, más brillantes las imágenes, como en las pantallas para TV
  • Ángulo de visión. No todos permiten ver la imagen a máxima calidad desde los laterales. Lo suyo es que sean 170º o más.
  • Vida útil. Con un uso cotidiano funcionan sin problemas unos 3 ó 4 años. Los buenos mas, con lo que se amortizan mejor.
  • Lector de tarjetas. Imprescindible para cargar fotos directamente desde las tarjetas de memoria de la cámara. Al menos debe tener CF y SD. Ojo, que algunos módelos no disponen de memoria interna y obligan a dejar una tarjeta siempre conectada.
  • USB. Para descargar las fotos desde el ordenador conectándolo. Ojo con su ubicación.
  • Bluetooth. Una interesantísima opción que permite descargar las fotos directamente desde el móvil u otros dispositivos con BT. Es rápido, cómodo y sencillo.
  • Conexión de red. Permite que el marco se sincronice (mediante el router) con colecciones de fotos almacenadas en Internet, como por ejemplo Flickr.
  • WiFi. Lo mismo que el anterior pero con las ventajas de ser inalámbrico. Es una opción interesante para renovar continuamente las imágenes.
  • Conexión a pantalla externa. Permite trasladar las funciones del marco a una pantalla más grande. Muy útil cuando se quieren ver fotos en grupo.
  • Sensor luz. Mide la luz ambiente y desconecta el marco cuando es de noche (o no hay luz). Además de ahorrar energía, evita que su luz moleste en otras ocasiones.
  • Sensor de orientación. Permite que el marco rote automáticamente las fotos de horizontal a vertical (o viceversa) cuando se cambia la orientación del marco.
  • Mando a distancia. Para controlar a distancia algunas de las funciones del marco.
  • Batería. Algunos modelos pueden funcionar sin estar conectados continuamente al enchufe gracias a que incorporan baterías de iones de litio.
  • Diseño y acabado. Lo suyo es que la marca del fabricante no se vea en el frontal y que además estos sean intercambiables. Evitar el plástico o los materiales poco resistentes. El resto es cuestión de gustos.
  • Precio. En este tipo de dispositivos conviene huir de los que tiene un precio sospechosamente bajo. No esconden nada bueno.

Compartir en: