web analytics

Knee Rider, al trote, al trote, al…

Por Carolina Denia ,

Knee Rider es la nueva diversión para los peques que convierte las rodillas de los mayores en auténticos caballitos

Seguro que cuando eras pequeño, tus tíos, abuelos o padres, ponían sus rodillas a modo de caballito para hacerte callar un buen rato… Yo me acuerdo perfectamente del dolor de culo que se quedaba cuando con quien jugabas era un familiar entusiasta, eso si con un poco de suerte, no estampaba tu cabeza contra el techo.

Pues ahora que somos más mayores, ya podemos evitar que los más pequeños nos destrocen las rodillas, porque he encontrado el juguete definitivo el Knee Rider. Un caballito de peluche que se acopla a la pierna y que se ajusta con un par de tiras de velcro a ella. El mecanismo es sencillo, pones a tu hijo, hija, sobrino, sobrina, nieto, nieta, hijo de la vecina, amiga de tu hija… en el peluchón (mejor si es de uno en uno), le pones las manos en las riendas, y venga a mover la pierna y a entonar el típico “Al paso, al paso, al paso, al trote, al trote, al trote, al galope, galope, galopeeeee”. Lo bueno es que en esta nueva versión ya no tienes que relinchar tú, porque cuenta con un botón en la cabeza que ¡¡lo hace por ti!!, y que lo convierte en un objeto un poco tecnológico.

Y por si esto fuera poco, cuando no se use como caballo, que acabará siendo tarde o temprano, la parte de abajo se rellena con un cojín para que el enano pueda seguir disfrutando de su caballito. Cuesta 49€ y desde que lo he visto he empezado a pensar en regalárselo a alguien, para justificar así el que yo también pueda usarlo algún día.

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en: