web analytics

Inada Sogno DreamWave, un sillón de otro planeta

Por Carolina Denia ,

Inada nos muestra su sillón de masajes Sogno con 106 formas de usarlo

La familia japonesa Inada ha traído a España su sillón de masajes Inada Sogno Dreamwave, pensado para un uso terapéutico (aseguran que combate el dolor de espalda, el de la menstruación, las migrañas, incluso los síntomas del asma) y basado en la acupresura.

inada-sogno-dreamwave

Esto se consigue gracias a sus veinte celdas de aire se comprimen y descomprimen generando así la presión necesaria en cada punto del cuerpo. Pero para que sea eficaz, un sensor óptico es el encargado de examinar las cualidades de nuestro cuerpo para ajustarse a nuestras necesidades. Esto se puede personalizar además con… el mando de control que integra y desde el que puedes elegir hasta 106 opciones de masaje diferentes, dependiendo por ejemplo de la hora del día o de tu estado de ánimo.

Y lo mejor es que este sillón de masajes Shiatsu, lo realiza en todo el cuerpo, desde la planta de los pies hasta la cabeza, incluidas manos. Sus programas incluyen masajes de cuerpo completo con o sin aire, y otros de bienestar como uno de día, para ponernos las pilas nada más levantarnos, otro de noche que relaja para dormir a pierna suelta, estiramientos o incluso el modo mecedora que le encantará a la abuela.

La experiencia es alucinante, casi tanto como su precio 6600€, aunque en unos cómodos plazos… Y sino, siempre puedes alojarte en la habitación Real del Palace donde lo tienen para uso y disfrute de sus ricos inquilinos. Sin ir más lejos anoche se alojó ahí Berlusconi. Ya decía yo que veía mucha pelusilla por la alfombra 🙂

Compartir en:

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Curiosamente le probé el otro día 😉 estuvo bien, pero la verdad es que me gustaban más otros supuestamente menos avanzados :S eso sí era como sentarte a los mandos de un enterprise 2.0 🙂

    Por cierto donde yo le probé pdía comprarse por unos 3mil euros 🙂 así que si queréis ese sillón lo mismo os vale la pena el viaje a Japón, aunque el como llevaroslo a España ya es otra historia 😛