web analytics

[Fototest] Casio EX-G1 ultradelgada y todoterreno

Probamos la superdeportiva Casio Exilim EX-G1, sumergible y a prueba de golpes con diseño G-Shock

Por Juan Castromil ,

Tras un par de intentos, la interesantísima Exilim EX-G1 ha llegado al clipset lab y hemos procedido a realizar el correspondiente Fototest. Y le teníamos ganas porque la Casio G1 combina un diseño deportivo realmente atractivo con un cuerpo capaz de sumergirse 3 metros, aguantar caídas de más de 2 metros y resistir polvo y arena sin inmutarse.

La Casio G1 tiene unos acabados propios del mismísimo James Bond y los resultados no han decepcionado, siempre y cuando tengamos en cuenta las limitaciones de calidad de un objetivo interno. Con menos de 2 cm de grosor… la Casio G1 es la cámara rugerizada más delgada que hemos probado y cuenta con numerosos detalles únicos como los modos Best Shot que incluyen escenas muy deportivas como ráfaga de alta velocidad con multiexposición, subacuática, playa, montaña, time lapse y por supuesto vídeo listo para YouTube. Otras detalles son su triple LED para iluminar los clips de vídeo (más el clásico flash para las fotos) o el uso de las minúsculas tarjetas microSD. El tema de los botones, peculiarmente sólidos, es más subjetivo ya que pueden parecen demasiado pequeños pero al estar muy sobredimensionados mantienen bastante su funcionalidad. Como detalles a mejorar destacaríamos el escaso angular del objetivo, la calidad de la pantalla y la ausencia de protección sobre la lente frontal del objetivo. En conclusión, a pesar de haber caído en el juego de los premios TIPA, la Casio G1 es una acertada apuesta para los fotógrafos de culo inquieto que disfrutan con el deportes y las actividades al aire libre, y quieren una cámara para poder usar también en otros entornos más elegantes.

Sus características son:

  • Sensor 1/2.3″ CCD
 12.1 Mpx
  • Movie clips 848 x 480 (30 fps) AVI format, Motion JPEG
  • Objetivo 38-114mm (35mm equiv.) f/3.9 – 5.4
  • AF area modes, Intelligent, Spot, Multi Tracking
  • ISO 64-3.200
  • Rafaga 3 fps
  • LCD 2.5″ TFT  230.400 puntos
  • Connectividad USB2.0, AV Output (NTSC/PAL)
  • Almacenamiento microSDHC/SD

Compartir en:

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • No pinta nada mal. Siempre me han tentado las fotografías acuáticas, pero una carcasa para cualquier cámara, ya no digamos para mi canon 450D, cuesta incluso más que esta cámara.
    Saludos.

  • Yo después de haber disfrutado como un loco con mi Sanyo Xacti-E1, cámara que graba en HD y fotos a 6 megapíxels y en la línea de las todoterreno (sumergible, antishoc, etc., pensé en reciclarme, pero quise ir un poco más allá y no integrarme tanto en el tema vídeo y buscar algo que aunque híbrido igualmente ,me proporcionara más características de calidad en foto que en vídeo. Aunque hoy día, los híbridos para fotografía y video la verdad que están muy conseguidos. Repetir con Sanyo era una tentativa muy alta. He grabado con ella en nieve, bajo agua, con barro y la verdad… sale con nota alta, lástima que un pequeño detalle con la pantalla me incomode pensar de nuevo en ella, así que busqué alternativas y entre muchas me decanté por estas dos: Casio EX-G1 y la Lumix FT2. De entrada hay importantes diferencias entre las dos: La Lumix cuesta de media 100 euros más que la Casio, tiene mucho más angular y zoom óptico, 2 megapíxels más situándolos en 14, 7 metros más de aguante por lo que a sumergible se refiere y luego ya detallitos… Al final en mis autotests y comparativas ganó la Lumix pese a su elevado precio. El tema fue que cuando fui a buscarla en las tiendas o no la tenían o tenía que ser por pedido y un etc. De calamidades que me impidieron llegar a ella y tenerla en las manos aunque fuera para poderla “trastear”, pero por el contrario encontré la Casio, la tuve en las manos, la estuve trasteando y al final me convenció, es muy muy llamativa, un diseño impecable, en resumen que atrae a la vista. Pensé: bueno me ahorro un tanto por ciento de dinero y tampoco está mal el aparato, así que la compré. La compré y en mala hora. Por el precio que tiene, que no la regalan, podría tener mucha más calidad que la que tiene el dichoso aparato. La calidad en vídeo como ya dije al principio no era prioritario, pero decepciona muchísimo nada más probar a hacer los primeros vídeos y verlos en la tele sin editar. Por lo que se refiere a fotografía también deja mucho que desear, si es verdad que tiene muchas pijadas para seleccionar el menú más apropiado para cada momento, pero el resultado final es muy mediocre. 12 megapíxels, si, y que? Pues para nada, Deficiente al máximo, la Sanyo que es dos años más antigua y con 6 megas, hace fotos mucho más nítidas y ricas en colorido. Probé a hacer con la máquina estática la misma fotografía con la Sanyo y con la Casio, una moneda sobre papel blanco. Ya de entrada el macro de la Sanyo es muy superior al de la Casio, con lo que pude acercarme mucho más y en el procesado pude ampliar hasta ver las pequeñas muescas en el metal de la moneda, cosa que con la casio ni hablar del tema. Las fotografías en interiores también dejan mucho que desear, muy precario. En paisajes en cambio gana bastante los coloridos son impresionantes, pero no intentemos ampliar demasiado después una toma realizada con esta opción porque deja por defecto la óptica en infinito y queda borroso el fondo. Otros matices a destacar a parte del software que ya me quedó claro que no era para hacer una celebración a la mejor cámara del mundo, són los elementos externos: comenzaría destacando ya de principio que para abrir la tapa de la batería para substituirla por otra cargada, es necesaria una uña de plástico que se suministra en la caja de la máquina. Quizá es un buen sistema para que sea más difícil el acceso por ejemplo debajo del agua y dificultar la apertura accidental, pero…. lo arreglan por aquí y lo destrozan por allá, ya que para acceder a la tarjeta de memoria, se hace girar un poco una ruedecilla lateral que hace abrir una tapa donde se aloja dicha tarjeta y el puerto USB de la máquina. Detalles a tener en cuenta: dicha ruedecilla va protegida con un refuerzo y a la vista parece algo robusto, pero por su contra es muy fácil hacerla girar por error y ahogar la máquina, también destacar que se abre con un simple golpe. Otro punto negativo a tener en cuenta es que para acceder al puerto USB, hay que abrir al máximo casi forzando la tapa de la que estamos hablando y hace esta acción muy muy incómoda, resaltar también que no es un mini usb estándar si no especial de la casa. Por lo que a botones se refiere, a la que tiene un poco de polvo la máquina los hay que dejan de responder correctamente sintiendo un molesto crec crec al accionarlos. En resumen, una máquina muy atractiva a la vista pero con muchos detalles a mejorar, por lo que yo no la situaría dentro de la gama de máquinas todo terreno si no más bien a aspirante a. Supongo que como tendrá éxito la venta de ésta máquina, porque es llamativa, no por otra cosa, habrá una siguiente EX-G2?, esperemos que sea muy superior a esto entonces.Quien esté buscando una máquina dentro de esta categoría yo aconsejaría que por calidad precio se mire las olimpus, y si buscáis calidad, mejor apostad por una compra segura con la Lumix FT2, además tiene bastantes accesorios así como una carcasa submarina adicional, fundas de silicona superficiales etc.