web analytics

El exitoso fracaso del Apple Watch

Un año después de su lanzamiento no se puede afirmar que el Apple Watch sea un éxito, pero tampoco un fracaso

Por Juan Castromil ,

Hace aproximadamente un año se ponía a la venta el Apple Watch. El Watch estuvo rodeado de toda la polémica propia de un nuevo gadget de la factoría Apple, a la que se le sumó un mejorable sistema de reserva y preventa online, que fue más frustrante que otra cosa. Ahora toca revisar si en estos 365 días Apple ha obtenido un éxito o un fracaso con el Watch. Y lo cierto es que no es nada fácil decidir si ha sido lo uno o lo otro.

Las ventas del Apple Watch -estimadas en 12 millones de unidades– han superado de largo las de cualquier otro wearable o smartwatch del mercado. A un precio medio de 500 dólares suponen cerca de 6.000 millones (sin contar el negocio colateral de las correas que tienen un gran margen de beneficio) y esto claramente apunta hacia un éxito. Más aún si se compara con el primer iPhone del cual vendieron “solo” 6 millones de unidades. En cualquier caso es probable que en Apple esperasen mejores ventas y no es descabellado pensar que la reciente reducción de precio tenga como objetivo impulsar las ventas hasta un nivel más aceptable en su cuenta de resultados.

Pero a pesar de las cifras, el veredicto de los usuarios es tibio, ambiguo y agridulce. Las limitaciones de hardware y de autonomía, unidas a la dependencia absoluta del iPhone son probablemente sus mayores debilidades. La ausencia de una “killer app”, es decir, una funcionalidad exclusiva que lo haga imprescindible o adictivo tampoco juega en su favor. Precisamente por esto, además de su elevado precio, resulta que en muchas ocasiones una pulsera cuantificadora es más que suficiente.

El resultado es que tras un año a la venta, buena parte de los propietarios lo usan para funciones muy básicas y habituales que podrían hacer igualmente con el iPhone. Pero ojo, también hay unos cuantos que no le han visto suficiente utilidad y lo han vendido. A pesar de ello el Watch ofrece una buena sinergia con el iPhone y es el smartwatch con la esfera más personalizable, algo que se agradece cuando de un vistazo se obtiene toda la información que se necesita. Aunque puede que ser más autónomo guste en un futuro, y de hecho los rumores del nuevo Watch apuntan a un equipo más potente y con independencia del iPhone -¿integrará una eSIM?-

apple-watch-vogue-france

Adicionalmente el Watch ha sido un producto con una orientación completamente diferente a la de cualquier otro dispositivo de Apple: el mundo de la moda. La versión Watch Edition en oro de 24 quilates es solo una extravagancia, un guiño a este peculiar mundo donde la relación entre el precio y las prestaciones no significan nada. Lo que no se puede dudar es el hecho de que el Watch ha llegado a mucho más público (y más variado) que cualquier otro smartwatch, y eso no es nada fácil. El Watch ha dejado de ser un gadget para convertirse en un complemento, como lo son los relojes clásicos. Además fueron los primeros que hicieron dos tamaños, cuando el resto de fabricantes solo veía como objetivo al público masculino, generalmente con muñecas grandes.

Así pues la conclusión es complicada. No parece que el Apple Watch sea un gran éxito ni para Apple ni para el público, pero visto el mercado en conjunto tampoco es un fracaso en absoluto. Puede ocurrir que exista un problema de perspectiva y se esté comparando con otra gama de productos que está a años luz: los smartphones. Las cifras son buenas, de hecho las mejores de ese segmento de mercado, tan solo ocurre que un reloj inteligente no es tan necesario ni deseable como un teléfono inteligente.

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en: