web analytics

El ERE de Telefónica es un ‘juego’ para sus ejecutivos

Pillan 'trabajando' a un ejecutivo de Telefónica con un tablet que sólo comercializa Vodafone

Por Juan Castromil ,

No se que es peor; que en vez de despedir a al 20% despidan al 25% (unas 8.500 personas), que sean los propios sindicatos los que pidan este aumento, que en esas condiciones aún tengan un beneficio neto consolidado en 2011 de 1.624 millones de euros o que uno de los ejecutivos estuviese jugando con su tablet durante el comunicado oficial de los despidos.

ere telefonica videojuego clipset

Se ve que la cosa en Telefónica está realmente mal porque, no se cuanto cobrará este crack, pero sea lo que sea es poco por… tener que sacar horas extras en cualquier lugar para ‘analizar el correcto funcionamiento de su plataforma de videojuegos’. Si los que se quedan son como este ya sabemos lo que nos espera. Gracias al Twitter de @magdabermellon y si quieres verlo mejor http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/telediario-21-horas-25-05-11/1111776/

PD: Si te preguntas a que juego es adicto el individuo en cuestión, su nombre es Bubble Blast y… leches es gratis. Si ya deciamos que la cosa estaba mál en Telefónica.

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en:

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • flunxone

    Me parece un artículo populista y desafortunado. Asociar lo que haga un directivo de esta empresa con su tablet con el tema de los despidos es volver a los tiempos de los campesinos tirando verduras al reo.

    • no es solo lo que hace el directivo… también se exponen otros datos desafortunados respecto del ERE

  • Juandelacruz

    Lo que habría que averiguar es quien es el tipo ese.

  • Coronita

    Flunxone: por favor, háztelo mirar… y luego, tómate algo.
    Y que no sea crónico…

  • Pingback: El ERE de Telefónica es un ‘juego’ para sus ejecutivos | InboxTec()

  • El señor “viciado” es el presidente de Telefónica en Latinoamérica…en fín mientras unos cobran mientras juegan, otros luchamos por levantar el país. Así de injusto es el mundo