web analytics

Chips biodegradables que se disuelven en el cuerpo humano

La tecnología transitoria permite crear membranas de silicio que se disuelven rápidamente en agua, ¿el futuro en aplicaciones médicas?

Por Joaquín Alviz @rayjaken ,

Chip soluble en aguaEl grafeno no es la única novedad que parece que revolucionará la electrónica de los próximos años. Una nueva tecnología llama a la puerta, y lo hace con aplicaciones muy interesantes de cara al futuro. Se trata de la llamada…

electrónica transitoria, chips que pueden disolverse en agua muy rápidamente.

Pongámonos un poco en antecedentes. Que el silicio puede disolverse en agua no es una novedad, sino algo conocido. Lo que sí que es una novedad es el tiempo de disolución. Y es que, si bien de manera natural una placa de silicio podría tardar infinidad de años en biodegradarse por sí misma, ahora investigadores de la Universidad de Illinois, en colaboración con la Universidad de Tufts y la Universidad del Noroeste, han desarrollado un nuevo método que permite que los chips se disuelvan en agua en cuestión de minutos, horas, días, o incluso años.

Silicio y gusanos de seda

Para lograrlo, crean láminas extremadamente finas de silicio (llamadas nanomembranas) que encapsulan en seda. Obtienen la seda directamente de gusanos de seda, luego la disuelven y la vuelven a componer. El modo en que la seda descompuesta vuelve a cristalizar es el que determina la rapidez con la que el chip se disolverá posteriormente. Con este esquema, han desarrollado ya células solares, sensores de temperaturas, e incluso sensores fotográficos (de 64 píxeles, no esperéis aún grandes resoluciones).

Chips solubles en agua… ¿para qué?

Podríamos preguntarnos para qué queremos dispositivos que se desintegren al contacto con el agua. La verdad es que puede parecer ir un poco a contracorriente, porque hoy en día queremos electrónica resistente, fiable, que dure. El truco está en las aplicaciones que se le pueden dar. Y es que, con la electrónica transitoria, tendríamos dispositivos muy útiles en lo que a medicina y salud se refiere, pudiendo introducir sensores (como cámaras, termómetros, etc.) en el cuerpo de un paciente, que se disolverían por sí mismos sin causar ninguna molestia al enfermo, reduciendo riesgos de infecciones, tiempos de recuperación, y demás factores asociados a ciertas intervenciones. Además, obtendríamos una electrónica más respetuosa con el medio ambiente, más ecológica, menos contaminante para el entorno, y más limpia. Por tanto, lo que pueden ser inconvenientes para algunos determinados usos, se transforman en ventajas como vemos, si buscamos nuevas aplicaciones de la tecnología. Quién sabe, quizá un día tiremos nuestro smartphone al inodoro, cuando nos deje de funcionar, y se haga pedazos como el papel higiénico.

+ info | News Bureau Illinois | BBC

Compartir en:

  • Luno

    Me quedo con la medicina tradicional china, con mas de 4000 mil años de historia.

  • Atahualpa Yupanqui

    ¿ Acaso alguien ha esperado infinidad de años para observar el tiempo que tarda en degradarse y reintegrarse un CI?

    ¿ No sería más práctico buscar la manera de que se puedan reciclar y reutilizar los componentes electrónicos una vez su vida competitiva ha pasado?

    ¿ Porqué no buscamos la forma en ser menos dependientes de la tecnología ( al igual que el dinero)?

    ¿ Será también una tecnología más barata? ¿ o va a ser todo por dinero también esta vez?

    Mejor simplificar que tener que lamentarse después.
    Más vale prevenir que curar.

  • Belkaleth

    También tendriamos aparatos capaces de matar sin dejar rastro… y seguro que trabajan antes en eso!!

  • lector

    2047: caca con cables

  • recontrucción a estado anterior

    Ha sido leer esta noticia tan alucinante y automáticamente he dado un brinco y me he ido corriendo al cuarto de baño y he metido el pie en la taza del retrete. Luego he pensado, mientras recobrara el sentido de las realidades sanas mirando mi pie, que la vida no tiene dueño, que todo es sueño y no hay límite al dormir. El agua estaba fría y visualicé una cataráta, agua que, tras su osadía de intentar el vuelo, caía de nuevo al agua cual ícaro reconvertido a su forma natural. Agua en dos estados qeu no dejaba de ser agua. Mi pie goteaba ahora una vez fuera y vi cómo goteaban las gotas secuestradas por él de sus compañeras licuadas en el hueco del retrete. Las dejé volver a todas y saqué de allí mi pie. Sanidad de contacto, curación milagrosa, la luna es de color rosa y las sombras de gris papel.
    La vida no tiene dueño y no es sólo lo que vemos, busquemos en nuestros sueños, y se hará visible lo invisible, lo impensable, a nuestros pies.