web analytics

Cámaras digitales, ¿cómo elegirlas? (y fin)

Por Juan Castromil ,

Últimos consejos para encontrar la mejor cámara digital

A lo largo de esta semana hemos analizado los puntos importantes en los que fijarnos a la hora de adquirir una cámara digital, el objetivo, el sensor y el procesador de imagen. Pero existen otros detalles, como los que vimos ayer, que también son importantes para definir la cámara que mejor se adapta a nuestras necesidades. Por eso resulta fundamental tener claro qué cosas son las principales para nuestras fotografías y cuáles accesorias.

El tipo de tarjeta de memoria que utilice puede facilitarte la vida. Las más comunes son las SD y ofrecen una alta capacidad, buena velocidad de grabación y excelente precio y además, cada vez más ordenadores incorporan lectores de tarjetas SD integrados. Estas son las tarjetas usadas en todas las cámaras de consumo aunque también existe la posibilidad de encontrar cámaras que utilizan tarjetas CF, pero normalmente son cámaras con orientación más profesional. En ambos casos son buenas soluciones. El resto son algo más caras, difíciles de encontrar y sobre todo complican la descarga al ordenador.

La existencia de botones, diales y menús, es tan variada como los gustos de cada fotógrafo por lo que lo mejor es buscar una cámara que se adapte a nuestros gustos en este sentido. Difícilmente encontraremos una que lo haga al 100% pero al menos… evitaremos comprar aquellas que sean demasiado complejas o demasiado básicas para nuestro nivel de conocimientos. Las pantallas táctiles pueden ser el futuro, pero siempre viene bien disponer de botones físicos para las funciones más usuales.

Finalmente, la pantalla es generalmente el elemento con el que más se interactúa de la cámara, por lo que ha de ser de tamaño adecuado, no necesariamente grande ni táctil si no se necesita, pero si que ofrezca buena visibilidad con luz de día. Pero ojo, hay que tener muy claro que la imagen que muestra sólo es una aproximación de lo que se captura, ya que no es exacta ni en colores, ni en cobertura, ni en foco, sólo debe servir de referencia.

Con todo esto que os hemos contado esperamos haber aclarado un pelín algunos conceptos del divertido y apasionante mundo de la fotografía digital, y que os sirva de algo en vuestra siguiente compra.

Compartir en: