web analytics

Amazon cumple y entrega el primer pedido usando un drone

Un drone de Amazon Prime Air hace su primera entrega en una zona rural de Inglaterra: un 'stick' para TV y palomitas

Por Manu Contreras ,

Amazon logra lo que muchos calificaron como mera promoción, hacer una entrega de un paquete usando un drone. Y lo hace a través de su servicio Amazon Prime Air que permite hacer entregas de paquetes con un peso máximo de 2,6 kilos a una distancia máxima de 25 kilómetros. El primer paquete contenía un Amazon Fire TV Stick (un reproductor de vídeo que se conecta al televisor) y una bolsa de palomitas. Muy apropiada combinación.

Amazon Go, así será el supermercado del futuro sin colas ni cajeros

Si bien es cierto que el proyecto de Amazon no será viable en la mayoría de las ciudades, es un paso. Se enfrentan a restricciones legales que impiden a este tipo de aeronaves sobrevolar zonas pobladas, o que de permitirse requieren a un piloto con visibilidad constante con el drone. Amazon Prime Air está ideado  para áreas rurales, donde pequeños centros de distribución contarán con varios drones entregando paquetes a clientes con suscripción Prime.

Esta primera entrega está controlada y, sí, es parte de su campaña de marketing. Un cliente que tiene una gran zona verde donde el drone puede aterrizar, un centro de distribución que en realidad es la zona de pruebas de Amazon que puede enviar paquetes, un par de productos que ejemplifican el tipo de pedidos que se pueden hacer… Un sistema de entrega muy limitado, pero que sin duda la gente encontrará utilidad. ¿Quién no ha necesitado un paquete de pilas para ya mismo?

Que esta entrega se realice en Inglaterra no es casualidad. Amazon tiene un centro de investigación en Cambridge, con un área base de pruebas secreta en medio de la campiña inglesa. Tampoco hay que olvidar que este país es el único que le ha dado facilidades legales para hacer sus pruebas.

¿Cómo podrá funcionar este modelo de entrega en ciudades? La respuesta requiere que muchas partes se entiendan, desde Ayuntamientos que permitan volar estos aparatos en zonas pobladas, a arquitectos que prevean una zona de entrega en las azoteas de los edificios. Pero apurando, el problema ya casi no serían los problemas legales, sino cómo se establecen las prioridades de esos envíos para no tener miles de drones volando sobre nuestras cabezas.

+ Info | Amazon Prime Air

Compartir en: