web analytics

Agonía y éxtasis de Steve Jobs, teatro biopic

Si Steve Jobs era tan perfeccionista con sus productos ¿por qué permitía las condiciones de trabajo de Foxconn?

Por Juan Castromil ,

Agonia y extasis de steve jobs

¿Estarías dispuesto a pagar un 20% más por tu iPhone (o en general cualquiera de tus gadgets) si con ello asegurases unas condiciones de trabajo dignas a los trabajadores de las fábricas? En un mercado tan competitivo y global, cómo encaja la moral empresarial cuando subcontrata parte de la fabricación de sus productos a empresas que no respetan las condiciones mínimas de seguridad y moral en el trabajo. Esta es la pregunta final que plantea… la obra de teatro “Agonía y éxtasis de Steve Jobs”.

Esta controvertida representación es un monólogo en el que se repasa la vida de Steve Jobs en paralelo con un viaje a las fábricas de Foxconn en la tecnológica cuidad paraíso de Shenzhen (paraíso fiscal y tecnológico). Ciento de miles de chinos emigran y trabajan en Shenzhen gracias a la atractiva política laboral que allí se aplica. Si bien es cierto que la mayoría de los obreros trabajan jornadas interminables por unos pocos dólares (y algunos de ellos son menores) no es menos cierto que muchas de estas fábricas ofrecen unos sueldos muy superiores a la media del país.

agonia-y-éxtasis-Teatro

Foxconn no sólo fabrica el iPhone y el iPad de Apple, también es responsable del Kindle, de Amazon, la PlayStation 3 de Sony o la Xbox 360 de Microsoft. Sin embargo la clave de la representación se centra en Apple y concretamente en Steve Jobs no sólo por su icónica figura y su éxito comercial. La verdadera cuestión es por qué si Jobs era tan perfeccionista con todos y cada uno de los detalles referentes a los productos de Apple, no hizo más por mejorar las condiciones de trabajo de los obreros que fabricaban sus productos. Sin duda es una cuestión económica y por eso nosotros nos planteamos la pregunta del principio. ¿Estaríamos dispuestos a pagar más por un producto de comercio justo o somos igual de culpables de esta situación?

Mientras te lo piensas puedes ir a disfrutar de “Agonía y éxtasis de Steve Jobs” de Mike Daisey con Daniel Muriel en el teatro Alfíl por 16€. Muy recomendable.

+ info | teatro alfíl 

Nota: todas estas empresas también subcontratan alguno de sus productos a Foxconn (Info Wikipedia)

 

Compartir en:

  • Pues sinceramente yo no me planteo cómo se fabrica un iPhone, un iPad o lo que sea, yo lo veo en la tienda, veo el precio, me gusta y me lo puedo comprar me lo compro. Es como si no me como una hamburguesa sabiendo sé que está hecha de vacas que meten a la fuerza en el matadero y les pegan un pistoletazo en la cabeza o las maltratan. Sin duda podría ser mejor las condiciones de trabajo, pero yo seguiré comprando Apple. No sé si compraría o no Apple por un 20% más, a lo mejor hubiera comprado menos cosas, o hubiera ahorrado para comprármelas si sabes el precio final.

  • Álvaro

    ¿Estaríamos dispuestos a pagar más por un producto de comercio justo o somos igual de culpables de esta situación?

    Creo que esta pregunta está mal planteada y es tendenciosa. Me parece que la responsabilidad no puede caer sólo de parte del consumidor, es decir, Apple podría seguir vendiendo sus productos al mismo precio y fabricarlos de forma justa y sostenible si tan sólo rebajara mínimamente su cuenta de beneficios. La pregunta para mí sería ¿Debemos permitir que una empresa gane miles de millones a costa de explotar trabajadores y destrozar el medioambiente? ¿Debemos permitir el “todo vale” en función de los beneficios? ¿debemos premitir que fabriquen los componetes a miles de quilómetros de distancia sin ningún tipo de control?

    Amigos, ha llegado el momento de decir las cosas por su nombre, para gente como Steve Jobs y otros mandamases de grandes multinacionales internacionales la vida humana no vale una mierda, y menos aun la de países como China, Tailandia, La India, El Congo… Esta gente cierra los ojos ante miles de violaciones de los derechos fundamentales del hombre con tal de ganar unos cientos de miles de dólares más.

    • Carolina Denia @CarolinaD

      Hola ÁLvaro! yo creo que el texto tiene más que la pregunta, y se culpa también a Steve Jobs porque seguro que lo sabía y al resto de las marcas que fabrican a bajo coste, que son prácticamente todas. Pero es que la obra de teatro lo que intenta es hacer remover ese sentimiento en el público. Es decir el que se den cuenta de que parte de esa culpa es compartida, que lo es (también culpa al resto, claro). Pero es que ahí también cuentan los gobiernos. Esos gobiernos a los que no importa que empresas extranjeras y propias los exploten, también lo hacen ellos. Pero si cualquiera de esos factores cambiase, cambiaría todo. Si no compramos, no se fabrica, o sería en buenas condiciones, está claro. Si las empresas quieren, también pueden ofrecer mejores condiciones, y los gobiernos también podrían negarse a que esas empresas se ubiquen en dichas condiciones en el país. Su riqueza no viene del aire, desde luego. Pero sí que es importante que el consumidor, que es el último eslabón, por lo menos conozca el entramado, para poder hacer o no lo que estime. Aunque también creo que poco podemos hacer, en general.

  • Álvaro

    Esta claro que el consumidor tiene su parte de culpa también, no digo que no, el problema es que muchas veces no hay alternativas. Yo estoy es una cooperativa de consumo y puedo decir que el 90 % de lo que como se ha producido en un cotexto sostenible y de justicia social, el problema es que esa alternativa no existe en tecnología, toda ella esta ligada a la explotación laboral, o la extracción ilegal de minerales en áfrica o al destrozo del medio ambiente. Yo, como consumidor de tecnología que soy, me siento tremendamente culpable con esto. Por eso me pongo de los nervios cuando la gente endiosa a estos supuesto “filántropos” que supuestamente nos mejoran la vida con sus productos mientras que por otro lados sus políticas comerciales generan suicidios de trabajadores, guerras civiles, explotación infantil y desastres ecológicos.

    Este sería un debate muy interesante ¿Puede la tecnología ser sostenible? Yo creo que lamentablemente no, porque requiere tanta inversión en I+D que nadie etaría dispuesto a hacerla si no fuera para ganar cantidades indecentes de dinero. Y eso sólo se consigue saltándose la ética más elemental. Por que aunque los estados hagan leyes (que no las hacen o no las suficientes) las empresas y el dinero siempre acaban teniendo la última palabra.

    • Carolina Denia @CarolinaD

      Interesantísimo de hecho :-) Lo guardamos para la próxima vez que nos veamos!

  • Álvaro
  • Vetcharlie

    Interesante reflexión, pero nada nuevo. Esto es la pescadilla que se muerde la cola.
    Todas las compañías son conscientes de la liga en la que juegan, y siempre intentan maximizar beneficios a base de minimizar gastos.
    Yo me pregunto ¿como harán ciertas compañías para vender sus productos, cuando por culpa de la deslocalización de las empresas se pierden puestos de trabajo y poder adquisitivo de los que precisamente compran esos productos?
    Estoy completamente de acuerdo en que podrían ganar unos cuantos milloncejos menos y equilibrar la balanza… pero eso es una utopia.

  • Pingback: La RSC de Apple a escena « Responsablemente()

Últimos vídeos