web analytics

12 minutos más al año

Por Carolina Denia ,

reloj digital solUn año más, por no perder la pasión por el espachurramiento con los congéneres, miles de personas se concentrarán esta noche en la Puerta del Sol de Madrid para dar la bienvenida al año que entra. Tras los cuatro cuartos, entran alegres las doce campanadas, y entre campana y campana, no uno sino tres segundos, para ingerir las uvas de la suerte.

Aunque no se conoce con exactitud cuál puede ser el origen de esta tradición, se cree que fue debido a un excedente de uvas que se produjo en Alicante a principios del siglo XX. Esto me hace pensar en qué pasaría si un año hubiera un exceso de tomates, lechugas, o mucho peor, cebollas. Puede que en vez de ampliar el tiempo de ingesta a 3 segundos se ampliase a 1 minuto por pieza, por lo que ganaríamos 12 minutos al año.

Pero, ¿quién ha sido capaz de comerse las doce uvas, una por campanada, sin llenarse la boca, como si fuese una muñeca pepona? Creo que es sobre la uva número 7 cuando todos empezamos a mirar al techo, los cuadros, cualquier ornamento casero, con el fin de no asfixiarnos con la espantosa visión de cómo cambia de color como un pavo, el familiar de turno.

Parece que las tradiciones en general son reacias a cambiar sus elementos fundamentales, pero, “¿qué pasaría si nunca pasase nada?”. Vamos a tener seguro, por mucho tiempo, un reloj de manecillas (a cualquier cosa se llaman manecillas), invitándonos al nuevo año, aunque con Gallardón al frente del Ayuntamiento, un día nos sorprendemos. Claro que, ¿dejará Esperanza que toque su zona de trabajo?.

¿Por qué no pensar en un futuro, en el que miremos el reloj digital, para contar el número de cebollas que nos comemos en Nochevieja? Quizá esto no suene muy divertido, pero si le añadimos una webcam, una cámara de video o nuestro móvil, en el salón, mientras nos ponemos tibios de verduras y pasamos de año, puede que nos haga reir por lo menos, por lo menos, hasta la grabación del año siguiente.

Puedes seguirnos en Twitter, Facebook y en Instagram.

Compartir en:

  • Javier Guarana

    Te voy a explicar como se consiguen comer las doce uvas en el tiempo del reloj expandido, es muy fácil, se pelan y se quitan las semillas y a partir de ahí entran solas, pero esto es un tema importante para los países donde se toman uvas, hay en otros que no se toman y van a la playa a ver los fuegos y comen lentejas, je je, yo me quedo con las uvas y nada de melones, tomates o cebollas.