web analytics

♪♪ If I were a rich man ♪♪

Por Juan Castromil ,

Ayer, por una de esas casualidades de la vida, maté dos pájaros de un tiro. El primero fue conseguir cumplir una de esas 101 cosas que hacer antes de morir; obtuve un upgrade de clase turista a preferente en un vuelo intercontinental de Iberia.

Y como aquí nos gusta hablar de cacharrillos, me puse a investigar todo lo que pude y aquí va el análisis. El asiento dispone de una pantalla LCD desde donde se puede acceder a diversos contenidos multimedia, incluyendo la camara de video exterior situada en el timón de cola (hasta aquí todo más o menos normal), pero además dispone de teléfono individual via satélite, una toma de corriente y otra de red. ¿Para qué?, para enchufar el portátil y conectarse a Internet. ¡Fantástico!

Bueno casi. La conexión es bastante restringida, sólo permite utilizar el correo electrónico y chat (nada de navegar y mucho menos activar el eMule) así como enviar SMS. Su precio, unos 5$ por 4 horas o 10$ por todo el trayecto (además de 10$ por minuto de telefono y 2,10$ por cada SMS), que pagaría bien a gusto si no estuviese tan limitada. De momento este servicio sólo está disponible en algunos Airbus de la serie 600.

La conclusion de este primer punto, puede ser doble…La primera es que parece que no es suficiente con pagar el precio de un billete business, que además te intentan cobrar por un servicio claramente escaso, aunque puede ser determinante en esa clase de personas que toman decisiones importantes en cada minuto de su vida. La segunda es que poquito a poco Internet ya se ha subido al avión y que con suerte algún día se podrá utilizar de forma más asequible y democrática entre el resto de los pasajeros.
Lo que sí pude disfrutar a discrección fue el asiento que se convierte en una cama de 190×66 cm y que además dispone de una función de masaje (bastante exclusiva y que usé con profusión hasta quedar dormido).

El segundo pájaro (no se me había olvidado), y más importante es que he conseguido adelantarme a Mr. Gadgetoblog en probar de primera mano ‘algo’ tecnológico (y deseado por todos). En la PMA hablamos precisamente del servicio Business de esta aerolínea. Por lo tanto, por primera vez y en exclusiva…TOOOOOOOMAAAAAA 😉
Quien nos conoce sabe que somos muy diferentes en nuestra forma de vida, pero también que compartimos muchas inquietudes. Cuando coincidimos en viajes o eventos, somos de los fijos que cerramos el local, salvo que alguno tenga que escribir algo urgente (cosa que suele ocurrirle a él mucho más que a mí). Él se ha ganado a pulso trabajar en un gran medio de forma fija, mientras que yo soy un mercenario de la tecnología que se contenta con ser blogger residente de este nuestro blog (junto con Carolina), pero la verdad, no me puedo quejar.

PD: Espero que tú también puedas disfrutarlo pronto.

Compartir en:

  • Fumando marihuana

    En eso de cerrar los bares he de añadir que son locales que cierran muy pronto y que nunca os animais a buscar otro 😉

    Un saludete chavales

  • Pedro

    Juan, ya que te pones a contar, cuenta el feo detalle de pillar una hamburguesa para ti solito y no avisar a los demás, que por poco nos morimos de hambre en el vuelo. 😉

    Por cierto, que se ve por la cámara del timón? ¿El cielo o lo que está debajo del avión?

    Saludines afectuosos.

  • Juan Castromil

    Lo de la hamburguesa fué una labor de investigación de campo (vease el post Duda razonable), aunque desde aquí me comprometo a invitarte a una cuando quieras.
    Y de la camara, te diré que está situada encima del timón de cola de forma que se ve un pedacito de avión y muuuucho cielo.

  • Juan Castromil

    y tu Antonio…en la próxima buscaremos garitos que cierren más tarde, prometido.